AMÉRICA ECONOMÍA: Recomiendan ajustar modelo estatista en Bolivia para extender inversión privada

215

La Fundación Milenio considera que la economía boliviana está marcada por un clima de inversión adverso generado por un modelo estatista que da la prioridad a la inversión pública y a empresas estatales, en desmedro de la privada.

La Paz. Ante el estancamiento de la inversión privada nacional y extranjera en Bolivia, expertos y empresarios recomendaron flexibilizar el modelo estatista, fortalecer la confianza en la seguridad jurídica y generar un clima efectivo de competitividad.

El economista de la Fundación Milenio, Roberto Laserna, dijo en entrevista con Xinhua que la economía boliviana está marcada por un clima de inversión adverso generado por un modelo estatista que da la prioridad a la inversión pública y a empresas estatales, en desmedro de la privada.

“Comparada con la situación de otros países vecinos, la percepción prevaleciente no puede ser más preocupante. El modelo estatista está desplazando al emprendimiento privado, por consiguiente, genera un desincentivo al sector privado y las inversiones externas y nacionales”, aseveró.

A decir del experto, es importante una alianza pública-privada para la inversión, la generación de empleo, nuevas actividades empresariales en todos los sectores económicos que contribuiría a un mayor crecimiento económico de Bolivia.

Según datos del Ministerio de Economía y Finanzas, la invérsión pública en 2005, antes del gobierno del presidente Evo Morales, fue de US$629 millones, frente a los US$585 millones de la inversión privada (nacional y extranjera).

Diez años después, en 2015, la diferencia se expandió, con US$2.583 millones de la inversión privada y US$4.445 millones de la pública, niveles que se mantenían sin importantes cambios hasta 2017, según informes difundidos por el estatal Instituto Nacional de Estadística y el Banco Central de Bolivia.

LEER TAMBIÉN:  Coloquio económico Nº 02 Frenazo súbito y la inversión extranjera directa

16 de noviembre de 2018
Fuente: América Economía

 

Comentarios