CORREO DEL SUR: Milenio describe un sombrío panorama de la economía de Chuquisaca

0

Durante el periodo de bonanza, el departamento profundizó su dependencia del sector de hidrocarburos. Esto se notó precisamente cuando esa etapa finalizó y no solo fue menor el crecimiento del PIB, sino que hubo una caída importante de las regalías

Menor crecimiento del PIB, caída de regalías y contracción en los sectores de la construcción y la industria es el sombrío panorama del departamento de Chuquisaca, descrito en su último informe por la Fundación Milenio.

El documento, titulado “El desempeño de la economía de Chuquisaca”, señala de inicio que después de un periodo de continuo crecimiento, el ingreso per cápita en el país se estancó durante las gestiones 2015 y 2016, y que la tendencia fue similar entre el promedio nacional y el registrado en nuestro departamento.

Chuquisaca “llegó a su nivel máximo en 2015 con $us 2.801 pero el siguiente año, es decir 2016, bajó en 1% hasta los $us 2.772. Esto fue producto de la desaceleración de la economía nacional en general y del sector de hidrocarburos en particular”, enfatiza.

Sin embargo, Milenio hace un repaso del comportamiento económico del departamento a partir de 2005, es decir, el año anterior a la asunción de Evo Morales al poder.

El PIB chuquisaqueño

Según el informe al que tuvo acceso CAPITALES, entre 2005 y 2013 la tendencia del Producto Interno Bruto (PIB) chuquisaqueño fue ascendente hasta llegar a una tasa máxima de 11%.

Pero el periodo de mayor dinamismo se dio entre 2012 y 2015 debido principalmente a la actividad de explotación y venta de petróleo crudo y gas natural, que creció en 95.5% en 2012 respecto a 2011. Es decir que casi se duplicó en un solo año.

Si bien en los siguientes años se registraron aumentos, fueron de tasas menores hasta alcanzar su nivel más bajo en 2016. Esto muestra que la desaceleración no solo toca a la producción de gas natural.

De acuerdo con el informe, la razón para que se diera el importante avance en la actividad hidrocarburífera fue el incremento en la producción de gas natural, que pasó de aproximadamente 2 millones de metros cúbicos por día (MMm3/día) en 2011 a 3,6 MMm3/día en 2012. Esto significa un aumento de 83.7%.

Hasta 2016, el nivel producido llegó a 6,9 MMm3/día. Sin embargo al año siguiente cayó, lo que también hace prever una contracción e incidencia negativa en el PIB chuquisaqueño para, según anticipa la Fundación Milenio.

Sectores productivos y de servicios

La publicación sostiene que, pese al menor dinamismo en los hidrocarburos, en 2015 se obtuvo una elevada tasa de crecimiento cercana al 8%.

Tres fueron las principales razones, según Milenio: la sorprendente expansión en la minería, el dinamismo de la industria manufacturera (relacionada con la producción de cemento) y el crecimiento de la administración pública. No obstante, esta situación no logró mantenerse en 2016, produciéndose una desaceleración en todos los sectores.

De las principales actividades económicas, la de mayor crecimiento en 2016 con respecto a 2015 fue la de servicios comunales con 3.6%, seguida de la administración pública (3%) y la electricidad, gas y agua (3.7%). En cambio, la agricultura y la minería (minerales metálicos y no metálicos) se contrajeron en 0.5%. En el caso de la construcción, en 2016 sufrió una caída de 0.9%, después de haber crecido en tasas superiores al 8% desde 2012 y 9.9% en 2015.

LEER TAMBIÉN:  ¡Arriba chuquisaqueños, arriba la capital!

El comercio y el cemento

Algo similar se observa con el comercio que retrocedió en 6.9%, algo que no ocurría desde 2001 aunque a una tasa menor.

“No hay que olvidar que además de la evidente desaceleración de la economía boliviana desde 2014, el comercio se ha visto afectado por la regulación en el sistema financiero. Los bancos, obligados a cumplir con los niveles de cartera productiva determinados por el Gobierno, además de regular las tasas de interés en determinados rubros, optaron por ajustar la cartera en otros sectores no regulados, como la actividad comercial”, hace notar el informe.

Por el contrario, las industrias manufactureras se mantuvieron sin cambio en 2016 después de haber crecido en 6.5% en 2015.

Gran parte del dinamismo de este sector se debe a la actividad cementera, que entre 2005 y 2015 creció en una tasa promedio anual de 12.3% impulsada por la importante expansión de la construcción. “No es de extrañar que, así como la construcción tendió a frenarse, lo mismo ocurrió con la industria de cemento, que en 2016 cayó en 3.1%. Así pues, la producción de cemento del departamento se redujo en 4.2% en 2016 pasando de un total de 1.019.816 toneladas (el nivel más alto registrado) a 976.953 toneladas; durante la gestión 2017 se mantuvo este nivel”, resume Milenio.

El auge del sector petrolero

En 2005 la participación del sector “petróleo crudo y gas natural” representó el 3.6% del total del departamento, pero la actividad más relevante fue la agricultura con un 21.4%, seguida de la industria manufacturera (gracias a la producción de cemento) y de la administración pública.

Esa situación cambió significativamente en 2016, ya que los hidrocarburos pasaron a ser la actividad más importante para Chuquisaca, representando el 16.5% del total. Y en sentido contrario, la agricultura contrajo su participación pasando al cuarto lugar en importancia.

Tanto el peso de la industria manufactura como de la administración pública se mantuvieron relativamente constantes.

Otro cambio importante fue el del comercio, que igualmente se vio disminuido.

Inversión pública y regalías

Desde 2007 la inversión pública en Chuquisaca tendió a incrementarse, pasando de $us 82 millones en 2008 hasta $us 288 millones en 2015.

En promedio, entre 2005 y 2016 el aumento de la inversión pública fue de 15.8% anual. Pero en 2016 registró un valor total de $us 253 millones y cayó a 12.2% respecto a 2015.

Si bien el Gobierno incrementó la inversión pública, no lo hizo en todos los departamentos. También las regalías y transferencias recibidas por Chuquisaca se vieron afectadas por la desaceleración de la economía: en 2015 y en 2016, el total recibido se contrajo en 16.6% y 29.4%, respectivamente.

Si se considera el nivel más alto, que fue en 2014 con un total de Bs 2.318 millones, Chuquisaca recibió un 41.1% menos en los siguientes dos años.

Sin embargo, el Gobierno departamental sufrió la mayor contracción entre 2014 y 2016, con Bs 493 millones, que en términos relativos representan más del 50%.

En consecuencia, las alcaldías y la Universidad San Francisco Xavier también presentaron una reducción en sus recursos, durante dos años de manera consecutiva, aunque en menor cuantía.

Exportaciones

El nivel más alto en las exportaciones chuquisaqueñas se registró en 2012, con un valor de $us 449,7 millones. Desde entonces el descenso fue continuo hasta 2016, cuando registró un total de $us 43,6 millones, es decir, hubo una contracción de aproximadamente 90%.

Además, entre 2011, 2012 y 2013 destaca un comportamiento anómalo en las exportaciones de minerales: los desechos y amalgamas de oro representaron casi la totalidad del mineral exportado.

LEER TAMBIÉN:  LOS TIEMPOS: Hidrocarburos Chuquisaca sufre los efectos de su dependencia

La recuperación en 2017 se debió principalmente a una mayor venta de zinc, que pasó de $us 3,1 millones en 2016 a $us 10,2 millones en 2017, representando un incremento de 226%.

El valor de las exportaciones de plata y gas natural también subió. El gas se mantuvo como el principal producto de exportación del departamento con $us 32 millones.

En ese sentido llama la atención, según el informe de Fundación Milenio, que pese a los incrementos en la producción de gas natural entre 2012 y 2016, la exportación no hubiera subido significativamente en valor. “La explicación podría ser que una gran parte de la producción local de gas se destina al mercado interno”, dice a continuación.

El total de las exportaciones en 2017 subió en 24.9% con respecto a 2016, totalizando 54,4 millones de dólares.

Conclusiones

De acuerdo con las conclusiones de los investigadores a cargo del estudio de la Fundación Milenio, Chuquisaca durante el periodo de bonanza profundizó la dependencia que tiene del sector de hidrocarburos.

Una apreciable parte de su producto y de sus recursos se originó en esa esfera, pero, cuando terminó la bonanza, empezó a sufrir consecuencias negativas. Así lo evidencia no solo el menor crecimiento del PIB sino una caída importante de las regalías.

Además, si bien los sectores de la construcción y la industria cementera se beneficiaron de un mayor flujo de dinero en la economía, actualmente atraviesan por un período contractivo, tal como ocurre con otros departamentos del país.

Pero Chuquisaca, en particular, sufre esta realidad por la falta de diversificación productiva y económica.

La opinión de la CADEX

La situación actual del sector exportador de productos tradicionales (que comprende más del 90% de lo exportado) y no tradicionales del departamento es muy preocupante, según la gerenta general de la Cámara de Exportadores (CADEX) Chuquisaca, Gisela Morales.

Morales dice que esto se debe al retroceso del precio internacional del petróleo y advierte que si no se hace algo ahora, la región enfrentará peores días.

“Hasta ahora no se pudo diversificar las exportaciones ni industrializar los productos que por el momento se exportan como materia prima”, apunta ella.

Según Morales, para conseguir ese objetivo, Chuquisaca necesita cambiar las políticas de desarrollo económico y plantear la generación de proyectos que incentiven la inversión y la logística. Esto si se quiere ser un departamento atractivo para las inversiones nacionales y extranjeras.

La opinión de la CAINCO

La situación económica del departamento no es nada alentadora, según la gerenta general de la Cámara de Industria y Comercio (CAINCO) Chuquisaca, Clory Sauma.

Considera que todas las políticas que determina el Gobierno, así como las nuevas normas que fue aprobando en este último tiempo, son generales, es decir, afectan a todo el país y no toma en cuenta las particularidades de cada región.

Sauma recuerda que esto no debería ser así porque la realidad de cada departamento es muy diferente a la de los demás.

Así, por ejemplo, Chuquisaca no tiene el mismo desempeño económico que Santa Cruz, Cochabamba o La Paz.

“Las nuevas leyes todo el tiempo están desmotivando y acorralando al empresariado. Es alarmante saber que las empresas están dejando de ser formales para ingresar a la informalidad”, sentencia Sauma.

5 de junio de 2018
Fuente: Correo del Sur

Descargar “Coy 378 - El desempeño de la economía de Chuquisaca” Descargado 110 veces – 369 KB

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here