EL DIARIO: Nuevo Índice de Precios al Consumidor del INE. Economistas observaron ponderación de alimentos

56

La base de productos que mide el nuevo Índice de Precios al Consumidor (IPC) permitirá establecer con mayor precisión la inflación en Bolivia, sin embargo, analistas económicos, observaron la ponderación de algunas categorías que bajaron, mientras otros grupos de productos y servicios subieron, como alimentos, acceso a internet y televisión por cable.

Los economistas, Ernesto Bernal y Enrique Araníbar, por separado, coincidieron en destacar al nuevo Índice de Productos al Consumidor (IPC), así como el tiempo utilizado en la construcción de la nueva base de cálculo que es de 2016. Según normas internacionales, este trabajo debe realizarse en el lapso de cinco o máximo en 10 años.

ENCUESTAS FAMILIARES

La actualización fue elaborada a partir de una encuesta familiar y los hábitos de consumo que difieren de una ciudad a otra e inclusive en una misma región. Los resultados dieron más preponderancia a bienes y servicios, mientras disminuyó ligeramente la ponderación la categoría de alimentos.

Bernal lamentó que mientras disminuyó la importancia de los alimentos, subieron en otros casos, como el consumo de electrodomésticos, cuando gran parte de la población especialmente rural no tiene libre acceso a estos bienes, y es por ello que no tiene mucho sentido introducir en la base, éste tipo de artículos, señaló.

En cambio, Araníbar expresó su acuerdo con la introducción de algunos productos en la canasta familiar debido a que los bolivianos mejoraron sus ingresos, y tienen más recursos para destinar a alimentos y a algunos artículos de recreación.

“La última década mejoró ingresos de la población y tiende a destinarlo a alimentos y otras actividades”, dijo.

LEER TAMBIÉN:  Coy 367 - El cambio de año base del IPC y la ponderación de alimentos

Mientras que Bernal cuestionó algunos, por ejemplo la introducción del celular, y señala que éste artículo en particular ha bajado su valor en el mercado, por lo que la incidencia en la medición de la inflación no tendrá mucho impacto.

MEDICIÓN DE 2007

En tanto, Araníbar incidió también sus observaciones en los alimentos, ya que en comparación a la baja que se registró en 2007, respecto del IPC de 1991. se pondero entonces a ese grupo con 37 por ciento, mientras que en 2007, bajó aquél a 27 por ciento, es decir, casi 10 puntos porcentuales. La reducción en 2016 fue de 31 céntimos en relación a la medición de 2007.

8 de febrero de 2018
Fuente: El Diario

Comentarios