Informe económico alerta sobre reducción de ingresos y aumento de déficit fiscal

245

El modelo económico boliviano, que se basa en la exportación de recursos naturales para generar ingresos que sustenten la inversión pública, muestra signos de debilidad y su continuidad podría estar en riesgo, advirtió un informe económico de la fundación Milenio.
“La caída en los ingresos fiscales pone de manifiesto la fragilidad del modelo de crecimiento que sigue Bolivia (…) sustentado en el uso de los recursos externos para financiar el impulso fiscal, mediante la expansión del gasto y la inversión pública”, expresa el reporte.

La continuidad de dicho modelo se pone en entredicho una vez que se están agotando sus fuentes de dinamismo (especialmente la exportación de gas), y surge una coyuntura de menores ingresos externos y fiscales.

Bolivia debe afrontar ahora “retos cruciales”, afirma el reporte, como asegurar su sostenibilidad fiscal, autorizar un mayor endeudamiento del sector público y ver cómo enfrentar la caída acelerada de reservas internacionales.

Milenio agrega que “incluso en un escenario de recuperación de los precios de exportación”, otros problemas sobreviven, como la falta de inversiones en minería e hidrocarburos, conllevan el agotamiento de las actuales reservas mineras y de hidrocarburos.

Esa ausencia de inversiones, determina “una severa restricción para la capacidad productiva de dichos sectores, cruciales por su contribución al crecimiento global de la economía”.

En 2017 el crecimiento de la minería creció en apenas 1,6%, mientras que el de hidrocarburos cayó en 2,4%; durante el primer trimestre de 2018 el sector minero cayó en 2,3%, en tanto que el sector de hidrocarburos creció en 6% “como un efecto ‘rebote’ de las fuertes caídas del PIB hidrocarburífero en los tres años previos”, explica.

LEER TAMBIÉN:  Informe de Milenio sobre la Economía en el año 2002, N° 14

El análisis económico de Milenio también menciona que la política de mantener el tipo de cambio fijo ha generado una significativa apreciación cambiaria, “restándole competitividad al sector productor de bienes transables, que ahora ve mucho más difícil competir con las importaciones e incursionar en los mercados externos”.

A esas dificultades contribuyen también la política de incrementos salariales y de otros beneficios, como el doble aguinaldo, “que sobredimensionan los costos laborales sin la contrapartida de mejoras de productividad laboral”.

Situación incierta

La conclusión central del estudio es que la economía boliviana exhibe una “situación incierta”, caracterizada por un elevado déficit fiscal y también de las cuentas externas, así como por la desaceleración del crecimiento económico y la pérdida de competitividad del tipo de cambio.

“La proyección macroeconómica para los próximos dos años muestra un panorama aún más delicado para la sostenibilidad fiscal y por la pérdida continuada de reservas internacionales y el aumento acelerado de la deuda externa”, expresa el reporte.

A ello debe añadirse, explica, el problema que entraña la reducción de la capacidad productiva de hidrocarburos y minerales.

La alta dependencia de la economía de las materias primas que exporta (gas y minerales), produce una “extrema vulnerabilidad” a potenciales rebajas de los precios de exportación, especialmente de hidrocarburos.

La caída de precios registrada en los años 2014, 2015 y 2016 mostró fragilidad de los equilibrios macroeconómicos y aumentó el déficit fiscal hasta casi 8% del PIB.

La recuperación de los precios internacionales, comenta el estudio de Milenio, observada durante los dos últimos años, ha devenido un alivio parcial de los desequilibrios macroeconómicos, pero sin conseguir revertirlos.

LEER TAMBIÉN:  Informe de Milenio Sobre la economía Gestión 2010, Nº 30

Perspectiva

Milenio elaboró un “escenario proyectado” del desempeño económico nacional. Bajo el supuesto de que las exportaciones de hidrocarburos y minerales se mantengan en sus actuales niveles la situación se tornará muy delicada para el año 2020.

Ello se debe a que las reservas internacionales representarían sólo el 50% de las importaciones, el peso de la deuda total escalaría al 66,7% del PIB.

“Estas condiciones eventualmente harían cada vez más difícil el acceso al financiamiento externo, el cual, ya hoy mismo, se constituye en la base del crecimiento de la economía boliviana”, dice el reporte.

13 de octubre de 2010
Fuente: Brújula Digital 

*El Informe de Milenio sobre la Economía será presentado al público a fines del mes de octubre de 2018

Comentarios