Análisis No. 20. Los avances sociales y laborales en el periodo del boom económico

2
AUTOR: Fernanda Wanderley
FECHA: Abril de 2018
PÁGINAS: 31

Según el último censo poblacional de 2012, la población boliviana ascendió a 10.059.856. Bolivia presenta un proceso continuo de urbanización llegando a 67.5% de la población en el área urbana y el 32,5% en el área rural. La esperanza de vida al nascer también fue ascendente y para 2014 fue estimada en 71,3 años (73,9 para las mujeres y 68,7 para los varones). En términos de distribución etaria, el 59,9% tenía entre 15 y 59 años, el 31,4% entre 0 y 14 años y 8,7% con más de 60 años. Bolivia muestra un proceso de envejecimiento de la población siguiendo la tendencia en la región, sin embargo todavía presenta un bono demográfico importante, esto es, la población en edad de trabajar (15 a 19 años) supera a la población dependiente (menores a 15 y mayores a 60 años). La fecundidad es todavía una de las más altas en América Latina con una estimación de 3 hijos por mujer en 2014 pese a la tendencia descendiente entre los censos.

En la última década, Bolivia presentó mejoras en los indicadores de pobreza y desigualdad monetaria siguiendo la tendencia de América Latina. Sin embargo todavía persisten diferencias significativas por área geográfica urbano y rural-. Se observa una diferencia de 24 puntos porcentuales de pobreza moderada y extrema, y de 10 puntos porcentuales del coeficiente de Gini entre el área urbana y el área rural en 2015.

Los indicadores monetarios nos presentan una parte de las condiciones de vida de la población y es necesario complementar el análisis con indicadores de acceso a bienes y servicios básicos. El Índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) mide el acceso de la población a educación, servicios de salud, vivienda y servicios básicos de agua y alcantarillado. El análisis de la evolución del NBI también muestra una tendencia positiva. Sin embargo, la desigualdad urbano/rural por NBI es aún mayor que los indicadores monetarios, de alrededor de 52 puntos porcentuales según el Censo de Población de 2012. También son significativas las diferencias de NBI entre los departamentos.

El periodo de análisis se caracterizó por una bonanza económica excepcional debido, principalmente, al incremento de la demanda y los precios internacionales de las materias primas. En este periodo el desempeño económico fue muy favorable con un crecimiento promedio del PIB de 4,27% entre 2000 y 2014. De 2009 a 2013 la economía creció al 5% anual y en 2013 la tasa de crecimiento fue de 6,78%. El PIB per cápita real pasó de US$ 998 en 2000 a US$ 1.771 en 2013. La tasa de inflación promedio en ese período se mantuvo en alrededor del 6% anual.

Leer también:  Informe de Milenio sobre la Economía en el año 2002, N° 14

Este excepcional choque positivo de ingresos posibilitó un salto significativo del flujo de recursos disponibles en la economía boliviana. La política fiscal en estos años fue expansiva con un incremento destacable tanto del gasto como de la inversión pública. Solo como referencia, la inversión pública pasó de 629 millones de dólares en 2005 a 5.065 millones de dólares en 2016, mientras el gasto público subió en un promedio aproximado anual de 27% entre 2005 y 2015. De igual manera las remesas internacionales también fueron significativas.

Descargar “Análisis No. 20. Los avances sociales y laborales en el periodo del boom económico” Descargado 527 veces – 1 MB

El notable crecimiento económico en Bolivia siguió la tendencia en la región latinoamericana. El PIB per cápita de América Latina y el Caribe en 2015 está 99% por encima del de 2005. Asimismo, la tasa de inflación promedio de la región ha sido menor a los dos dígitos en los últimos diez años, contrariamente a las altas tasas registradas en las décadas de 1980 y 1990.

En Bolivia, el dinamismo económico, principalmente en el sector terciario compuesto por finanzas, comercio, servicios, construcción y transporte, así como en mayor nivel de empleo y de remuneración contribuyeron para las mejoras significativas en los indicadores sociales. Sin embargo todavía persisten desigualdades territoriales, de género y etnicidad en distintas dimensiones.

A partir de 2013, la caída del precio de estaño, hidrocarburos y otras materias primas marcó el agotamiento del ciclo expansivo de la economía internacional y de los precios de las materias primas y el inicio de un ciclo de retracción económica en la región. Considerando la histórica dependencia de la economía regional a los booms y colapsos de los precios de los recursos naturales y, consecuentemente, de los negativos efectos económicos y sociales provocados por una marcada volatilidad de nuestros mercados, las siguientes interrogantes se imponen ¿Cuáles fueron los factores más importantes para la mejora de los indicadores sociales en el periodo de boom económico? y ¿qué políticas se requieren para sostener la mejora de los indicadores sociales y seguir ampliando el bienestar de la población boliviana?

Leer también:  Informe de Milenio sobre la Economía gestión 2015, No. 38

El objetivo del documento es presentar los avances sociales y los problemas persistentes para lograr el bienestar social de todos y todas bolivianas con base en los últimos indicadores oficiales disponibles y en estudios secundarios. De esta forma el documento ofrece una síntesis de los principales desafíos que todavía enfrenta el país.

El documento está organizado de la siguiente manera. La primera parte analiza la evolución de los indicadores de pobreza monetaria en el período 2006-2016. La segunda parte presenta la evolución de la desigualdad medida por el coeficiente de Gini. La tercera parte analiza la multidimensionalidad de la pobreza a través del Indice de Necesidades Básicas Insatisfechas y profundiza las condiciones de vivienda, acceso a servicios básicos, acceso a educación y salud. La cuarta parte se orienta a las evidencias de movilidad social y del aumento de la clase media. La quinta parte estudia los cambios del ingreso laboral. La sexta analiza las brechas de ingreso por género. La séptima analiza la evolución de la estructura laboral. Con base en los análisis de los acápites anteriores, la octava parte analiza las causas para la disminución de los indicadores de pobreza y desigualdad monetaria. Finalmente el documento concluye con consideraciones sobre las políticas necesarias para sostener los logros sociales y avanzar en la construcción de un sistema de protección social universal y comprensiva.

Descargar “Análisis No. 20. Los avances sociales y laborales en el periodo del boom económico” Descargado 527 veces – 1 MB

Únase a nuestra lista de suscriptores

Suscríbase a nuestra lista de correo y obtenga nuestros documentos primicilamente

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here