El ocaso de un ciclo de hegemonía electoral y la perspectiva de polarización y fragmentación

El ocaso de un ciclo de hegemonía electoral y la perspectiva de polarización y fragmentación
AUTOR:
Henry Oporto
FECHA: Diciembre de 2022
PÁGINAS: 58

Entre los años 2019 y 2020, Bolivia vivió dos comicios presidenciales, seguidos de la elección de gobiernos municipales y departamentales en 2021. Los resultados de esos procesos están asociados con cambios políticos de relevancia, y en muchos aspectos traumáticos para el país. Este trabajo propone una lectura de la evolución de la geografía electoral, con énfasis en el contexto sociopolítico y la coyuntura de transición política que Bolivia vivió durante esos dos años.

La hipótesis que ordena el trabajo es la presunción de que los eventos comiciales de 2019, 2020 y 2021 marcan el principio del fin del ciclo electoral de supremacía absoluta del MAS, que dio legitimidad al régimen de gobierno implantado por este partido a partir de 2006. Esta evolución electoral se nutre de tres principales fuentes: i) la consolidación de la división electoral del país alrededor de dos grandes bloques políticos y territoriales (las “dos Bolivias”); ii) el debilitamiento estructural de la convocatoria electoral del MAS, cada vez más concentrada en su base social tradicional y afirmada en el voto identitario, pero con un retroceso notorio en el voto urbano y de clases medias y de sectores populares emergentes, que se alinean preferentemente con opciones políticas opositoras al gobierno; iii) las luchas de poder y liderazgo que socaban la unidad del MAS y erosionan los cimientos de su proyecto político.

Como resultado de tales fuerzas que redibujan el mapa electoral, toma vigor una tendencia de fragmentación del voto de los bolivianos y, con ello, un proceso de recomposición del sistema político. Un cambio fundamental en este nuevo escenario sería la transformación del MAS de eje central del sistema político en uno de los polos de la confrontación política dominante, pero con posibilidades cada vez menores de conservar el apoyo de una mayoría electoral absoluta, lo cual, por cierto, abriría la posibilidad de un mayor espacio para la competencia electoral y la lucha por el poder, favoreciendo el pluralismo político y quizá incluso la reconstrucción de las instituciones democráticas. En contrapartida, de imponerse estas tendencias, emerge como problema político sustantivo la conformación de mayorías electorales consistentes y, consecuentemente, la capacidad de los actores políticos de articular coaliciones interpartidarias y de gobierno que aseguren la gobernabilidad política, económica y social.

Descargar “El ocaso de un ciclo de hegemonía electoral y la perspectiva de polarización y fragmentación” Descargado 638 veces – 386,29 KB

Comentarios
Scroll al inicio