BRÚJULA DIGITAL: Un especialista propone tres soluciones para contrarrestar el colapso de la salud en Bolivia

El Director Ejecutivo de la Fundación Milenio y especialista en temas sociales, Henry Oporto, propuso tres cambios estructurales en el sistema de salud boliviano para lograr encarar la severa crisis que sufre ese sector.

Entre las reformas que considera necesarias están:

1.- Adecuar el sistema de salud a los cambios en el perfil epidemiológico.

2.- Implementar un modelo metropolitano, integrando los servicios e infraestructura médica de los centros urbanos y periurbanos, bajo la autoridad de una instancia metropolitana de salud, dotada de competencias definidas y poder de decisión.

3.- Realizar una reingeniería de la salud pública, para descentralizar roles y competencias, constituir entidades especializadas de gestión dotadas de gobernanza y transparencia, bajo la supervisión de un órgano independiente y profesionalmente idóneo, que vele por la calidad de los servicios médicos.

“Pero ninguna transformación será posible si no se superan las cuestiones de favoritismo político, clientelismo, nepotismo o corporativismo en la designación de las autoridades de salud. La improvisación en las políticas de salud, el centralismo y la politización del sistema de salud son muy dañinos y repercuten en la baja calidad de las prestaciones médicas”, concluyó Oporto.

Milenio acaba de publicar, en colaboración con Procosi, la investigación “La situación social de Bolivia”, a la que se puede acceder aquí.

El director de Milenio afirmó que el sistema de salud en Bolivia se encuentra en una situación de colapso debido a factores como un déficit considerable de recursos humanos, infraestructura, medicamentos y tecnologías; obsolescencia e ineficiencia de los sistemas de gestión y de atención en las entidades de salud; fragmentación de los servicios sanitarios; politización extrema; y falta de coordinación y articulación con el sector privado y con las organizaciones sociales que trabajan en programas de salud.

La consecuencia de la debacle del sector salud –afirma el investigador– es un sistema de salud con enormes carencias y limitaciones para proveer servicios médicos oportunos, accesibles y de calidad razonable.

Oporto considera que la alta vulnerabilidad de la sociedad ha vuelto a ponerse de manifiesto, este mismo año, con la epidemia de dengue que azotó a varias poblaciones, y con más intensidad al departamento de Santa Cruz.

“En el contexto actual de una manifiesta debilidad económica, es muy grande del riesgo de sufrir un retroceso de los indicadores de salud, especialmente si consideramos que una de las más graves debilidades del sistema es el financiamiento insuficiente.

“Según datos del Banco Mundial, el gasto total en salud por habitante en Bolivia es de apenas 480 dólares anuales, mientras que el promedio latinoamericano es de 1.025 dólares”, señaló.

Citando datos de la CEPAL, el informe de Milenio muestra que Bolivia perdió 2,9 años de esperanza de vida al nacer entre 2019 y 2022, pasando de 67,8 años en 2019 a 64,9 años en 2022. En América Latina el promedio de esperanza de vida en 2022 fue de 73 años, casi ocho años más que en Bolivia.

La pandemia también habría frenado los avances de tres décadas en otros indicadores de salud. Así, en 2021 la tasa de mortalidad infantil (menores de un año) en Bolivia se cifraba en 25 por cada 1.000 nacidos vivos, nueve puntos por encima de la tasa promedio de mortalidad infantil de América Latina.

La tasa de mortalidad materna en Bolivia se sitúa en torno a 155 por cada 100.000 nacidos vivos, mientras que el promedio de América Latina se ubica en 74 por cada 100.000 nacidos vivos. Para el director de Milenio, el sistema de salud requiere una cirugía mayor y urgente.

6 de septiembre de 2023
Fuente: Brújula Digital

Descargar “La situación social de Bolivia. Una aproximación a sus dimensiones y determinantes” Descargado 9769 veces – 3,02 MB

Comentarios

Artículos relacionados

Scroll al inicio