EL DEBER: Cara a cara

La educación dista mucho de ser lo que Bolivia necesita. Un estudio de la Fundación Milenio refiere que los estudiantes de primaria están en los rendimientos más bajos en matemáticas y lenguaje: a la mayoría le cuesta comprender lo que lee; mientras que un grueso porcentaje tiene dificultades para resolver operaciones de matemáticas (ver informe sobre el tema en la edición de este día de EL DEBER). Eso significa que los métodos no se adecúan a las actuales necesidades de los niños y jóvenes, que por cierto son radicalmente diferentes a las que había hace una década, cuando la Inteligencia Artificial no existía y el acceso a internet era limitado.

Mientras tenemos un sonriente director de educación que no duda en llevar a los estudiantes a actos políticos, en otros países hay innovación en las aulas, se está en prueba y error constante, alimentando las habilidades que estos tiempos necesitan, lejos del afán de congraciarse con los superiores para cuidar la pega.

Salieron los resultados de las pruebas PISA, que es una evaluación internacional para medir la formación de estudiantes de 15 años. Singapur califica primero y para los países que participan es cuestión de Estado el obtener mayoro menor puntuación. Bolivia no es parte, porque hace 17 años decidió que no quería someterse a “evaluaciones imperialistas”. El presidente Luis Arce dijo tener la intención de medir la calidad educativa. Y esa es una iniciativa para impulsar. No podemos ir a ciegas, pero, sobre todo, no es posible dejar que la formación de niños y jóvenes no los prepare para enfrentar un mundo competitivo.

6 de diciembre de 2023
Fuente: El Deber

Descargar “La situación social de Bolivia. Una aproximación a sus dimensiones y determinantes” Descargado 3367 veces – 3,02 MB

Comentarios

Artículos relacionados

Scroll al inicio