EL PAÍS: Tarija: más vulnerable y menos “influyente” en la economía boliviana

180

Durante tres años consecutivos, la economía tarijeña no sólo redujo su crecimiento, sino que de hecho decreció. Los datos disponibles oficialmente en el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) muestran que en 2015 el PIB tarijeño decreció en -2,73%, en 2016 lo hizo en -6,15%, y en 2017 la caída fue de -3,66%.

Mientras tanto, la población espera los datos consolidados del año 2018 y proyecciones oficiales para el 2019.

La coincidencia de estas cifras negativas con la caída del precio del petróleo (y por tanto también del gas exportado por Tarija y Bolivia) son consecuencia de la elevada dependencia respecto al gas, según han manifestado autoridades departamentales y nacionales, situación de la que los tarijeños son plenamente conscientes.

Precisamente, el sector hidrocarburífero tuvo una caída de su PIB en -11,14% en 2017, arrastrando la economía regional hacia cifras negativas. También decreció la construcción en -1,69%.

Los sectores que más crecieron fueron el de Transporte (5,46%) y el de Servicios Financieros (5,08%), seguidos de Servicios Comunales, Sociales, Personales y Domésticos (4,81%), Restaurantes y Hoteles (4,57%), Comercio (4,42%) y Manufactura (3,92%). Otros sectores crecieron en menor proporción.

Estos números positivos lograron acolchonar levemente el decrecimiento departamental, pero de manera insuficiente para revertir los números rojos, que parecen estar convirtiéndose en la nueva realidad post-bonanza. La dependencia extractiva de Tarija se ha profundizado, según análisis como el de Fundación Milenio, por lo que las fluctuaciones en los precios internacionales del petróleo tienen fuerte impacto en la economía regional.

LEER TAMBIÉN:  LOS TIEMPOS: Tarija impulsa su recuperación, tras un ciclo de decrecimiento

“La recuperación de 2017 se debió enteramente a los mayores precios, ya que el volumen de producción se contrajo nuevamente”, afirma Milenio, y reitera que, si bien el periodo de bonanza logró mayores recursos para el departamento, “mucho de esto se quedó en el Estado y no se procuró una diversificación de su economía”.

Menos peso económico

Poblacionalmente hablando, Tarija es uno de los departamentos más pequeños de Bolivia. En la última década no significó ni el 5% de la población total boliviana.

Sin embargo, durante ya décadas se ha constituido en una fundamental fuente de ingresos fiscales para el Estado y para las reservas internacionales, ya que el gas que se extrae de su subsuelo es el que mayoritariamente se ha estado exportando a mercados vecinos.

El año 2006, el departamento de Tarija tuvo una participación del 11,79% en el PIB nacional. Ésta no disminuyó significativamente ni siquiera en los años posteriores a la gran crisis internacional de 2008. Al contrario, llegó a su punto más alto el año 2013, cuando su participación en el PIB nacional alcanzó el 14,29%, situándose en el tercer lugar, superando a Cochabamba (que ese año tuvo una participación de 14,12%), y por debajo de Santa Cruz (28,11%) y La Paz (24,96%).

Pero tanto por la crisis de precios como por el bajón de la producción fruto de la declinación de los campos, su importancia económica se ha reducido ininterrumpidamente en los últimos años. Para 2017, los mismos datos del INE revelan que su participación en el PIB nacional ha caído al 8,02%.

LEER TAMBIÉN:  EL DÍA: Fundación Milenio: Tarija presenta contracción económica por tercer año consecutivo

Esta elevada variabilidad del crecimiento económico y de su importancia relativa a nivel país es estructural e histórica, según el análisis realizado por el economista y profesor de posgrado de la Universidad Católica Boliviana, Roger Alejandro Banegas.

“Históricamente, la variabilidad del crecimiento de Oruro, Potosí, Chuquisaca y Tarija ha sido superior al 100%. En cambio, Cochabamba es el departamento con el menor riesgo de Bolivia, ya que la volatilidad registrada en el crecimiento de esta región representa aproximadamente la mitad de la variabilidad de otras regiones”, explica el experto.

Coincidentemente, los que mayores fluctuaciones sufren son aquellos departamentos cuyas economías están más vinculadas al vaivén de los precios internacionales de las materias primas mineras e hidrocarburíferas.

15 de abril de 2019
Fuente: El País

Descargar “Coy 421 - La economía de Tarija se contrae” Descargado 78 veces – 632 KB

 

Comentarios